sex

A veces, por esas eventualidades de la vida, nos vemos forzados a usar redes Wifi de nuestros queridos y respetados vecinos para salvarnos de algún aprieto. Sin embargo no todos son felices con la idea de extraños robando su ancho de banda. Unos simplemente se limitan a cerrar la red, aunque otros se vuelven más creativos a la hora de dejar en claro que no somos bienvenidos en sus routers.

Escrito por: 

Send this to a friend