Se está volviendo una tradición que los museos de ciencia tengan una sección de juegos para niños, en los cuales puedan experimentar temas como la velocidad, la fuerza y otras cuestiones físicas.

En el caso de hoy veremos el mejor ejemplo a mi gusto; bajo tres criterios de evaluación muy simples; institución, diseño y contenido. The simple Machines es una web construida por el museo de Ciencia de Chicago y que cuenta con estás tres características a un nivel muy alto.

Publicidad

El caso de los museos de ciencia existen bastantes ejemplos de juegos interactivos, desde el National Museum of the History of Science and Medicine de  Holanda, en que el juego interactivo se sincroniza con las maquinas en el edificio, lo cual complementa la formación del visitante y motiva tanto la visita como la tarea en casa (en el caso de las visitas escolares).

En el caso chileno tenemos el MIM que también cuenta con algunos juegos on-line, de muy buena calidad, aunque, el diseño pareciera ser muy infantil, en el sentido de que la manera de ilustrar no optimiza todos las posibilidades que entrega la web.

El museo respalda el conocimiento colocado en la web, el diseño no sólo motiva la visita, además entrega un aire de profesionalidad, y la creatividad es el elemento de contenido diferenciador que permite informar o educar de manera personalizada, dado que la visita a internet, es voluntaria y administrada por cada uno.

Con respecto a lo anterior, si no te impongo entrar a este sitio ¿cuantas veces querrá un niño a jugar con su ratón?, puede que más de una.

Este juego, a mi me encanto tiendo a ser débil con los avatares. Además las alternativas para entender, por ejemplo; volumen y fuerza son muy cotidianos desde lapices, dedales a un pan de jamón con queso. Alternativas que también ocupaban en la sala de clases para explicar la gravedad, el juego funde la ternura con la razón.

Escrito por: 

Send this to a friend