Ok, ¿Te cae mal alguien de la oficina? Nada mejor, y barato, que hacer una broma con gelatina.

Sólo necesitarías gelatina del sabor que prefieras, un molde y el mouse junto a las teclas -individualmente- de teclado (para que sea más odioso aún).

Publicidad

¿El resultado? Algo así.

Escrito por: 

Send this to a friend