Esto es raro, pero aún así no deja ser una muy futurista forma de cómo podríamos satisfacer los gustos personales a bajo costo. También podríamos concluir que sería cuando Charlie and the Chocolate Factory conoció a The Matrix.

En fin, Tajuki Narumi y colegas de la Universidad de Tokyo (Japón) decidieron poner en juego la sensibilidad del gusto y el olfato a través de un casco que transforma el sabor de una simple galleta en siete otros sabores pre-definidos.

Publicidad

¿Cómo? Gracias a realidad aumentada en un símbolo estampado en la galleta que es capaz de reconocer el casco donde este envía un olor en específico a quien lo lleve puesto. Así se puede lograr entre el olfato y la visión un falso sabor lo que te haría pensar que comes una rica galleta de sabores dulces, en vez de una simple.

Escrito por: 

Send this to a friend