Televisión del mañana: digital, en alta resolución, accesible de donde quieras y cuando quieras, específica (de nichos). Se incluye también la disponibilidad de contenidos (música, televisión y cine) de forma online para arrendar, a precios rebajados.

¿Lejano? Para nada. Orange (empresa de telecomunicaciones) en Francia tiene Televisión IP hace tiempo. Conectividad completa no sólo para ver la programación; puedes hasta ordenar una película a través de un código QR que viste en un paradero de micro y llegar a tu casa a disfrutar del contenido. En Estados Unidos, NetFlix ya lleva tiempo realizando streaming de video (mirar instantáneamente) que puedes disfrutar tanto en tu computadora como en la televisión en casa, llevando el servicio de “arrendar” a un escalafón mayor teniendo entradas monetarias –sólo a través de la red- de $115.8 millones de dólares el 2009.

Publicidad

Apple lanzó la semana pasada su nueva versión del Apple TV; un equipo que prácticamente es del porte de la palma de tu mano. Con ella puedes ver videos de YouTube, escuchar música, ver fotografías creando conectividad en una red casera entre el aparato y tu computadora. ¿Lo más importante? El alquiler de películas y las más relevantes series estadounidenses gracias a un armonioso convenio con las grandes cadenas de televisión para rentar y ver online –sin guardar- el contenido en un dispositivo físico (he ahí el negocio y atractivo para las cadenas).

¿Chile? O por qué no… ¿Latinoamérica está preparada para ello? No mucho. De partida porque hay que dejar en claro que el mercado estadounidense siempre es y será distinto al nuestro. Chile es un calco de negocios al estilo europeo y si bien existen incursiones de rentar contenidos a través de decodificadores, o el hacer streaming de contenido gracias a nuevas tecnologías incorporada directamente en los televisores (son los casos –ejemplo- de LG y Sony), la oferta no es muy variada y se cuelga del gran freno de mano para que esto no funcione aún por acá.

Dije, ¿Freno de mano? Los ISP; las empresas que ofrecen el servicio de Internet. No es por irme en picada contra ellas, pero vamos… todos sabemos que la calidad de lo ofrecido no es el prometido y por sobre toda las cosas el enlace internacional (acceso a Web fuera del continente) es paupérrimo. Más aún si existen vientos de personajes importantes dentro de telcos multinacionales que piensan “cobrar más a quienes utilicen en mayor tiempo Internet…”, en pro de buscar solución al exceso de utilización del ancho de banda global.

Así el soñar en conectividad, o streaming, para tener el contenido y observar inmediatamente (tipo Netflix, Apple TV) se nos escapa de las manos. Si hiciéramos una escala piramidal de los contra para que esto funcione, mi opinión es y seguirá siendo la calidad de los ISP antes de todos los otros detractores pseudo artísticos que apelan a la calidad del servicio y del contenido.

¿Soluciones? Exigir más a las compañías o quedarnos un paso atrás en experiencias digitales. Por ende a seguir utilizando dispositivos que guarden el contenido en espacios físicos -por ejemplo- un Boxee Box para nuestra realidad, al lado de un Apple TV, nos sirve bastante. O también siendo pesimista y conformista, quedémonos con los actuales pay-per-view (PPV) y servicios agregados de los fabricantes de televisores.

Escrito por: 
 | 
Director de OhMyGeek!

¡Déjanos un comentario!

avatar
wpDiscuz

Send this to a friend