No sólo que perjudicara al iPhone 3G y 3GS, también que impulsara las ventas del iPhone 4. Así lo plantea Bibiana Wofford, una ciudadana estadounidense que simplemente quiso demandar a Apple con la base que la compañía de la manzana sabía las diferencias en rendimiento para cada equipo. Dejando al 3G en una posición bastante desprivilegiada.

Más aún, que la salida del iOS 4 haya sido justo días después que Apple comenzara la comercialización del último equipo. Por otra parte que tampoco se les permita a los usuarios de estos equipos (3G/3GS) poder volver a las versiones anteriores del Firmware 3.x, forzándolos a tener un nuevo equipo si quieren mejor rendimiento ya que intentar volver a una versión antigua del software del teléfono significa una violación al acuerdo del uso del teléfono.

Publicidad

Veamos qué resulta de esto.

Escrito por: 

Send this to a friend