En los últimos días leí un reportaje donde nombran un sinfín de oportunidades de lectura veraniega. Resaltando las ofertas de las páginas de librerías on-line.  El supuesto nuevo verbo “link” pareciera ser el mejor aliado de la promoción literaria linkear un tráiler de lectura por medio de la web como promoción de un nuevo título, comunidades de lectores de e-book que mediante links comparten las obras. Un link puede mostrar la portada de un libro, linkeando a un sitio puedes encontrar un resumen, incluso la frase exacta que quieres citar.

Publicidad

Linkear, linkeando, linkeo término algo insólito pero lleno de fanáticos y de gran utilidad para las nuevas redes sociales, en España han creado la red http://www.flinkin.com/ para compartir los links de las noticias más interesante del día ocupando de filtro el criterio de un fanático de algún tema, automovilismo, política o historia.

Los lectores de RSS y los famosos marcadores como delicious siguen archivando aquellos links que no merecen quedar en el olvido; y la lectura veraniega hoy es comentable, viral y con síntomas de pérdida o ganancias en la escala evolutiva, como dirían algunos.

Un texto de reportaje que antes podía tener dos páginas y exigir a las personas lo aprendido en las pruebas de comprensión de lectura hoy reduce los textos, incorpora sonido, imagen e incluso se puede personalizar, ver con el wifi del ipad o cualquier otra tablet y competir con la programación televisiva.

Así no resulta tan traumante saber que la mayoría de los links que se comparten son de vídeos; que creamos una nueva palabra o verbo para jugar buscar lenguaje pero no precisamente escrito, se escucha, comenta, se ve. El Link ¿leemos en el verano?



Escrito por: 

Send this to a friend