Michael Blake, músico y sin duda geek, decidió hacer una simple relación de notas musicales y los números. Después de aquello no encontró nada mejor que hacer la misma relación numérica-musical para interpretar (en 157 bpm) al número π (pi), tomando los 31 primeros decimales. ¿Resultado? Una canción que parece sacada de The Sims, pero muy agradable al oído y que finalmente representa el cómo suena dicha cifra.

Escrito por: 

Send this to a friend