Intel nos quiso acercar un poco sobre la opinión que tienen en tendencias tecnológicas a través de una columna de opinión hecha y firmada por uno de sus actores. Esta habla de dispositivos móviles y fue creada por Eduardo Godoy el cual es Gerente de Desarrollo de Negocios en Intel Chile.

Los dejamos invitados a leerla:

Publicidad

“Dispositivos móviles, entre lo personal y lo laboral”
Por Eduardo Godoy.

El uso laboral de los dispositivos personales incrementa la productividad en las empresas, según muestran distintas experiencias como la desarrollada por Intel. En los últimos años, Internet y los dispositivos móviles modificaron sustancialmente la vida de las personas y sus formas de trabajar, pero fundamentalmente sus formas de consumir. La movilidad ya es parte de nuestra cotidianeidad, traspasando los límites de lo laboral y lo personal.

La penetración de las tecnologías móviles en nuestro país es un hecho concreto que ha dado muestras de su impacto durante 2010 y lo sigue haciendo en los primeros meses de este año. Hoy en Chile existen más teléfonos móviles que habitantes. Mientras la población total alcanza los 17 millones de personas, los teléfonos celulares llegan a los 19,8 millones de unidades, según las últimas cifras entregadas por la Asociación de Telefonía Móvil (Atelmo).

Del total de estos aparatos, se calcula que 3,5 millones corresponden a smartphones o teléfonos inteligentes. De hecho, durante 2010, el 22% de los equipos vendidos correspondió a esta categoría. Estas cifras se condicen con la situación de la Banda Ancha Móvil (BAM) en Chile, la que ha tenido un sostenido crecimiento desde su introducción al país. De acuerdo a la Subsecretaría de Telecomunicaciones, en 2010 las conexiones de BAM llegaron a 1,1 millón, lo que corresponde a un crecimiento de 569% en los últimos 21 meses.

Por otra parte, como lo plantea IDC Chile, en 2010 el mayor impulsor del mercado de los computadores fueron los equipos portátiles, al venderse 920.506 unidades. Esto significó un crecimiento de 44% en comparación con 2009. En tanto, las Ultra portátiles vendieron 356.300 unidades, lo que equivale a un crecimiento del 32% en un año.

Todo este escenario, sumado al crecimiento de las posibilidades de conectividad y utilización de redes sociales, ha contribuido sin dudas a la transformación de los hábitos de consumo de las personas, tanto para su vida personal como para sus actividades laborales. Y es allí cuando el límite entre una y otra se comienza a desdibujar.

Es por eso que las organizaciones comenzaron a incorporar en sus políticas y soluciones técnicas el acceso a las carpetas de información corporativa desde los dispositivos móviles personales de los empleados. Para un ejecutivo que tiene numerosas responsabilidades, la movilidad y rapidez de conexión facilitan su labor diario, permitiéndole superar con holgura obstáculos antes engorrosos. Esta integración además permite que se aprovechen al máximo los espacios de tiempo muerto en viajes o mientras se circula por la ciudad de una reunión a otra, a la vez que se mantiene el contacto con amigos y familia en todo momento, por lo que la gente logra trabajar más a gusto.

La tecnología acorta distancias y convierte a las formas tradicionales de trabajar en nuevas maneras de relacionarse en el ámbito familiar y en el de los negocios. Las empresas que saben tomar ventaja de esta tendencia cuentan con el plus de que sus empleados puedan administrar su tiempo en forma flexible, trabajen con más dedicación e interés y puedan contribuir a los procesos de negocio de la organización con menor esfuerzo. Un empleado que posee dispositivos móviles, como laptops o teléfonos inteligentes, puede trabajar desde cualquier lugar y manejar sus tiempos de la manera más eficiente en función no sólo de los requerimientos de su empleador sino también de su propia vida personal, manteniendo a la vez todos los niveles de seguridad de la información que cada empresa tenga establecida para ella y para su personal.

Los avances más utilizados que hoy están en el negocio son:

  • Uso y aprovechamiento de dispositivos personales

La utilización de tablets y teléfonos inteligentes como herramientas complementarias a las computadoras portátiles, facilita las tareas que tienen que cumplir los empleados estando fuera de la oficina, manteniéndolos actualizados las 24 horas e accesibles frente a una posible crisis. Las empresas reconocen que el uso de estos dispositivos incrementa la satisfacción y productividad de los empleados.

  • Videoconferencias

Logran que la distribución geográfica ya no sea un problema para que se reúnan empleados que residen en distintos puntos de la región, o que se encuentran viajando por negocios. Además de facilitar el trabajo en conjunto en cada área, se reducen gastos y tiempos para las compañías. Ya se están incluyendo cámaras web a los computadores portátiles, de forma que los empleados no necesiten estar necesariamente en una sala de reuniones para asistir a una videoconferencia. Incluso existe la posibilidad de realizar conferencias de voz desde celulares inteligentes, y es seguro que muy pronto se incluirán las cámaras para realizarlas también por video.

  • Estrategias de computadoras portátiles de negocios

Para agilizar los procesos de conexión en dispositivos móviles hoy se producen y se comercializan PCs equipados con tecnología de avanzada, específicamente pensada para el uso corporativo. Esto es, fundamentalmente, gracias a procesadores cada vez más eficientes que permiten mejorar el desempeño del equipo, haciendo que las tareas se ejecuten cada vez más rápido y al mismo tiempo, extendiendo también la duración de la batería sin exigir demasiado a la máquina.

Sin embargo, y a pesar de que aún prevalecen opciones para todos los gustos y aún con la última tecnología de avanzada, todo apunta a un concepto móvil. Dispositivos que sean capaces de conectar a empleados que estén separados por distancias abismales, conexión libre de cables en el transporte público, los hogares, las empresas o la calle. Eso ya es presente, y se espera que el futuro traiga todavía más sorpresas. Gracias a esto, el concepto de trabajo en red toma cada vez más fuerza, ubicando a la tecnología de innovación al servicio de las nuevas tendencias corporativas a nivel global y definiendo un nuevo paradigma laboral de interacción en la era de las comunicaciones. Mientras tanto, los límites siguen difusos y la adaptación del nuevo paradigma a nuestra cotidianeidad llevará todavía un tiempo.

(Eduardo Godoy)
Escrito por: 

Send this to a friend