Ashley McDowell, una chica de 22 años, cayó en unos de los cuentos más viejos para ser víctima de estafa cara a cara.

Dos tipos afroamericanos se acercaron a ella en el estacionamiento de un McDonald’s ofreciéndole la venta de un iPad a solo $300 USD. Ellos le contaban que el iPad estaba nuevo y que el precio era porque compraban por mayor y por lo mismo podían rebajar los precios para un usuario final. Todo parecía hermoso.

Publicidad

El equipo se encontraba, supuestamente, dentro de un envase de FedEX al cual se le podía ver el logo de la manzana. La oferta era tentadora para Ashley quien solo dijo contar con $180 USD. Los tipos tan generosos, aceptaron lo que tenía la señorita McDowell en sus bolsillos e hicieron el intercambio.

La sorpresa fue tan cuando Ashley se dio cuenta que por no revisar la compra, se llevó un precioso iPad de madera. En conclusión, NO COMPRE en la calle, o por último sea más vivo y chequee el contenido que va a recibir.

Escrito por: 

Send this to a friend