A través de cuatro spots se incentiva a las personas a dar aviso este hecho para evitar que los delincuentes los comercialicen en el mercado de bienes robados.

Tras el aviso de robo en las compañías telefónicas, los aparatos denunciados quedarán totalmente inutilizados, ya que tampoco se les podrá poner una nueva tarjeta SIM. Con el nuevo sistema, el robo de celulares dejará de ser atractivo para los delincuentes, porque los aparatos no podrán ser revendidos ni comercializados como simples bienes de segunda mano.

Publicidad

En nuestro país existen cuatro teléfonos celulares por cada hogar y en 2010 más de 340 mil personas sufrieron el robo de su aparato móvil.

Más datos de la campaña la puedes leer en la Web oficial del Gobierno de Chile.

Escrito por: 

Send this to a friend