Directamente donde más nos duele, en nuestros bolsillos.

Yo no tendría ni dinero para movilizarme si es que contara todas las veces que apago y espero que vuelva a sonar el despertador por las mañanas.

Publicidad

Escrito por: 

Send this to a friend