“Moda”, “vestidos cortos”, “la cintura perfecta”, “Soy talla 36”, y así un sinfín de conceptos que nacen entorno a los blogs dirigidos a la mujeres… pero, ¿qué pasa cuando las enfermedades principalmente vinculadas al sexo femenino se dejan de lado en la web? ¿Nos gusta vivir en el mundo de Bilz y Pap? Quisimos averiguar en OhMyGeek qué es lo que está pasando con este delicado tema en nuestra comunidad digital criolla.

Para explicar este fenómeno recurrimos a un grupo de simpáticas blogueras que nos contaron un poco “qué es abordar” este controversial tema y también la inexistencia de este (segundo punto que es mi teoria y la base del por qué de este post). “En mis redes sociales más que hablar de la anorexia en sí, siempre hablo sobre el tema de la exacerbación del valor de la belleza, de lo irreal de los prototipos y del daño que provoca como referente para las niñas”, cuenta Carola Moya, dueña y redactora de Indomita.wordpress.com.

Publicidad

Carola también nos cuenta como una vez leyó en el blog de Viste la Calle a un usuario que explicó que los fashion bloguers debían ser delgados: “Aún recuerdo que una chica escribió sobre lo terrible que le parecían las fatshionistas, dejando claro que para algunos la moda está reservada sólo para los flacos”, dice.

Para combatir la realidad exigente de nuestra sociedad chilena, Carola Moya asegura que el objetivo del blog es siempre hablar sobre el tema de la belleza saludable y las mujeres comunes, y también la corriente Ana y Mia (anorexia y bulimia). “A pesar de trabajar en pro de la imagen creo que lo principal es aceptar nuestro cuerpo y el potencial real que este tiene”, cuenta.

Sobre las redes sociales, Moya asegura que la sociedad está consciente, pero no generá el impacto que sí lo hace el verse delgada o con pocos kilos encima: “Casi nadie habla de anorexia, aunque todos coinciden que es un problema grave nadie saca la voz. Muy por el contrario si está pasada en kilos, las redes revientan a las mujeres tratándolas de guatonas, cerdas, etc”, asegura.

Sue Wang, diseñadora y autora de Pizca.cl nos cuenta que es necesario criticar a quienes ostentan cuerpos muy delgados en las redes sociales. ” He escrito en mi blog o en el de Benetton sobre moda para mujeres rellenitas y curvilíneas y fue un hit. La gente agradece que se tome en cuenta que  en realidad no todos caben en una talla 38″, cuenta.

Sue enfatiza que es primordial tener claro que el mensaje es crear textos o frases en apoyo lo más sincero posible para afrontar esta enfermedad. “Tal vez sea súper rebuscado, pero es importante estar rodeada de gente que te quiera y que sea sincera. Puede ser que estemos haciendo dieta y de repente se nos pase la mano, entonces es  vital que alguien de tu entorno te lo diga ‘hey, estás muy flaca, no te ves bien'”, cuenta Wang.

También hablamos con la diseñadora Carla Escobedo, más conocida como Monrix, quien es redactora en su propio blog Monrix.com/blog. Quisimos saber si algunas vez le han pedido en el blog tratar ésta enfermedad y nos contó que nunca, pero se asume que en su web y en su cuenta en Twitter lo importante también es cuidar la salud. “Se da a entender entre recetas  y otras cosas, además la gente que lee mi blog sabe que no soy el perfil clásico de una fashion blogger. En twitter se da un poco más, a veces comparto fotos de editoriales o cosas relacionadas a la moda y cuando me parece pertinente comento cuando no estoy de acuerdo con el peso de las modelos elegidas o cosas así”, nos cuenta.

Contrario al resto de las blogueras, Monrix asegura que ésta enfermedad sí tiene un espacio. “El contenido siempre esta, y lo he visto en varios blogs nacionales…es internet, si lo quieres esta ahí”, dice.

Como se puede admirar en estos testimonios la verdad está dividida. Por mi parte sigo creyendo que este cuento “de pesar poco” no se trata como es debido y de seguro necesitamos más campañas para cuidar como nos vemos, y sentimos, por sobre publicidad y posts que buscan potenciar comprar más ropa. ¿Qué creen ustedes? ¡Esperamos sus comentarios!

Escrito por: 

    Send this to a friend