http://www.youtube.com/watch?v=BuKpAgF59f8

El mundo de la tecnología avanza tan rápido que poco después de que los teléfonos celulares nuevos o tablets entran en el mercado, se convierten rápidamente en artículos obsoletos – para algunos consumidores.

No obstante, para otros, el dispositivo todavía tiene valor como una alternativa económica, o incluso como piezas de repuesto.

Publicidad

Es por ello que con el apoyo de la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos (NSF), la empresa EcoATM de San Diego, California, ha desarrollado un sistema automatizado que permite a los consumidores obtener un reembolso por los dispositivos móviles que reciclen.

Mediante el uso de inteligencia artificial, los kioscos de EcoATM pueden diferenciar diversos productos delectrónicos y determinar su valor de mercado.

Si el valor es aceptable, los usuarios tienen la opción de recibir dinero en efectivo o crédito en varias tiendas de comercio. Asimismo, está la opción de donar todo, o parte de la indemnización, a una de varias organizaciones benéficas.

EcoATM encuentra segundas residencias para las tres cuartas partes de los teléfonos que haya recabado, y envía los residuos que no les sirven a canales de reciclaje ambientalmente responsables para recuperar todos los elementos de tierras raras y mantener los componentes tóxicos.

Los inicios

El sistema comenzó como un prototipo de de caja de madera que requiere la presencia de un representante EcoATM para garantizar que los usuarios estaban siendo honestos. No obstante, aunque descubrieron que los consumidores se sentían cómodos con el concepto de dispositivo de intercambio, el acto estaba limitado por la necesidad de intervención humana.

Por ende, EcoATM hizo uso de la inteligencia artificial y logró acertar el diagnóstico de los dispositivos, que entregó 97,5% de exactitud en el reconocimiento. Así se puso eliminar la supervisión humana y hacer que el sistema fuera viable para un amplio uso.

Hoy la revisión está basada en la coincidencia de patrones, es decir, el emparejamiento de una nueva imagen a una conocida, que incluye ocho grados diferentes según el nivel de daño de un dispositivo .

La inspección

Cuando un usuario coloca el dispositivo en un quiosco EcoATM, el sistema de inteligencia artificial lleva a cabo una inspección visual, se identifica el modelo de dispositivo y, a continuación, borra todos los datos personales del antiguo dueño antes de reciclarlo.

Una serie de elementos robóticos permiten el quiosco a recoger con seguridad, evaluar y almacenar cada dispositivo en un proceso que sólo toma unos pocos minutos. Usando algoritmos patentados, el sistema determina un valor para el dispositivo en tiempo real.

Escrito por: 

Send this to a friend