La contaminación del aire se ha relacionado con una serie de efectos perjudiciales sobre el medio ambiente y la salud humana a través de los años. Pero también puede haber producido un impacto positivo no deseado: la reducción de la frecuencia de tormentas tropicales en el Atlántico, como los huracanes.

Esa es la conclusión de los investigadores de la Met Office, el servicio meteorológico nacional del Reino Unido, que examinó por cerca de 200 años el valor de la contaminación del aire y datos de las tormentas, incluyendo varios años en el futuro gracias a un software de computadora.

Publicidad

El equipo de investigadores encontró que las partículas de la contaminación del aire producidas por la actividad industrial en Estados Unidos y Europa, llamadas aerosoles, redujeron la frecuencia de las tormentas tropicales en la mayor parte del siglo 20.

Pero ahora, los niveles de contaminación del aire se han reducido bastante dramáticamente en estas regiones en los últimos años gracias al aumento de las regulaciones y a un cambio en el uso de combustibles más limpios. Es por ello que más huracanes parecen estar formándose.

El estudio, publicado en la revista Nature Geoscience, señala que esto se debe al impacto de los aerosoles en la formación de nubes. En concreto, más aerosoles en la atmósfera dan lugar a más un color más blanco, es decir, nubes más reflexivas. Estas nubes reflejan más calor del sol de vuelta a la atmósfera de la Tierra y ese calor, tras ser enfriado en el Atlántico, hace que las condiciones en el océano sean menos ideales para los huracanes y tormentas tropicales.

“Desde que empezaron los movimientos de conciencia medioambiental en la década de 1980, las concentraciones de los aerosoles sobre el Atlántico Norte se han reducido y los resultados del modelo sugieren que esto contribuyó a los recientes aumentos en el número de huracanes”, dijo Nick Dunstone, el científico principal detrás el estudio a The Verge.

Sin embargo, Dunstone señaló que los reglamentos han mejorado la calidad del aire y la reducción de riesgos para la salud.

Escrito por: 

Send this to a friend