Indra desarrolló un sistema de seguridad perimetral portátil llamado Basylis que puede desplegarse en apenas dos horas y responder a las exigencias de seguridad de lugares amplios, como centros de refugiados o campamentos.

Luego de ser usado, el sistema de seguridad puede recogerse y emplearse de nuevo en otro lugar.

Publicidad

Algo muy interesante es que este sistema de seguridad es energéticamente autónomo, es decir, puede ser usado en lugares donde no hay suministro eléctrico.

¿Cómo funciona?

La solución cuenta con un centro de control portátil desde donde se monitoriza toda la información que recogen varios sensores desplegados en el área a proteger (sistemas radar, laser radar, sensores acústicos y sensores terrestres desatendidos).

Los radares pueden identificar vehículos que se aproximen a la instalación a una distancia de hasta 6 kilómetros, mientras que los sensores instalados bajo tierra detectan el paso de una persona a 25 metros.

Además, mediante un sistema de cámaras se puede realizar el seguimiento de cualquier incidente. Un software de detección del comportamiento procesa la información recogida e identifica situaciones de riesgo, como avalanchas de personas, situaciones de pánico o tumultos que supongan un peligro en un campamento de hasta 10 000 personas.

El sistema se puede calibrar y configurar de forma sencilla, tras determinar el área de cobertura, número y localización de accesos del campamento y situaciones de riesgo a identificar.

Por otro lado, mediante el uso de brazaletes geolocalizados es posible realizar el seguimiento de las personas para garantizar su seguridad.

¡Déjanos un comentario!

avatar
wpDiscuz

Send this to a friend