No todas las personas que han perdido un miembro cuentan con la dicha de poseer una prótesis. Si lo pensamos, el precio de una prótesis para una mano ronda los US$30.000 en Estados Unidos.

El hijo de un estadounidense llamado Paul McCarthy nació sin una mano y, en un empeño por cambiar la vida de su hijo y facilitar los lógicos impedimentos que esto le suponía, decidió buscar una solución que supliese la función de la extremidad.

Publicidad

De ahí que este hombre buscara y buscara en Internet hasta hallar una solución que pudiera ayudar a su hijo a tener una vida mucho más fácil: McCarthy dio con los planos para diseñar una prótesis de mano con ayuda de una impresora 3D.

Según explica Portaltic,  McCarthy se tardó dos años en poder adaptar el diseño a las necesidades de su hijo, mientras que imprimir la prótesis le costó apenas US$5, algo que contrasta bastante con el precio que mencionamos al inicio.

Los planos que McCarthy encontró en la Web habían sido diseñados por el inventor Ivan Owen, e incluyen las instrucciones que una persona debe seguir si quiere construir su propia prótesis.

De esa manera, gracias a la tecnología 3D y a Owen -quien subió los planos de la mano como proyecto open source-, McCarthy elaboró un dispositivo de formato y funciones similares a una mano y que ahora su hijo utiliza.

En un reportaje para las noticias de la cadena CBS el niño afirmó que este cambio en su día a día fue increíble, y contó cómo ahora puede realizar muchas más actividades como pintar o montar en bicicleta.

Escrito por: 

Send this to a friend