Hoy, 13 de noviembre de 2013, WikiLeaks publicó el texto negociado en secreto para todo el TPP (Trans-Pacific Partnership).

El TPP es el tratado económico más grande de la historia, y abarca los países que representan más del 40% del PIB mundial.

Publicidad

El capítulo publicado por WikiLeaks es quizás el capítulo más polémico del TPP por sus amplios efectos de los medicamentos, servicios de Internet, las libertades civiles y las patentes biológicas.

Disfrazado de ambicioso pero inocente tratado de libre comercio e integración económica, las negociaciones para el TPP involucran a los gobiernos de Estados Unidos, Chile, Perú, México, Brunei, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Malasia, Japón, Canadá y Vietnam, los cuales negocian en lo oscuro y de espaldas a la sociedad.

La publicación de esta información se da a pocos días de la cita de los equipos negociadores del proyecto, la próxima semana en Salt Lake City, Estados Unidos.

El texto del TPP

El texto difundido por Wikileaks consta de 95 páginas, e incluye las posiciones de negociación y los desacuerdos entre los 12 estados miembros potenciales.

El documento confirma los temores de que las partes negociadoras están dispuestas a ampliar el alcance de los derechos de propiedad intelectual , y reducir los derechos de los consumidores y las garantías.

En comparación con los acuerdos multilaterales existentes, el TPP propone la concesión de más patentes, la creación de derechos de propiedad intelectual en los datos, la extensión de los plazos de protección de patentes y derechos de autor, las ampliaciones de los privilegios del titular del derecho, y el aumento de las penas por infracción. Además, el texto del TPP reduce el espacio para excepciones en todos los tipos de derechos de propiedad intelectual.

Negociado en secreto, en resumen el texto propuesto es malo para el acceso al conocimiento, malo para el acceso a los medicamentos, y profundamente malo para la innovación.

¿Estados Unidos es el único malo?

Si bien el texto revela que el país más anti-consumidores y anti-libertad en las negociaciones es Estados Unidos, también revela que varios países en la negociación están dispuestos a poner en peligro los derechos de los ciudadanos en la búsqueda de un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos.

Los Estados Unidos y otros países han defendido el carácter secreto de las negociaciones, en parte, sobre la base de que los negociadores del gobierno reciben todo el asesoramiento que necesitan.

Por su parte, los negociadores de Estados Unidos afirman que las propuestas no tienen por qué estar sujetas al escrutinio público.

Acceso a los medicamentos

El acuerdo comercial incluye propuestas de medidas de más de una docena que limitarían la competencia y aumentarían los precios en los mercados de medicinas. Estos incluyen (pero no se limitan a) disposiciones como bajar los estándares globales para la obtención de patentes, que sea más fácil presentar patentes en los países en vías de desarrollo, ampliar el plazo de las patentes más allá de 20 años, y crear derechos exclusivos para confiar en los datos de pruebas de medicamentos para definir si son seguros y efectivos.

A eso hay que sumarle que Estados Unidos respalda sistemáticamente las medidas que harán que los medicamentos sean más caros y menos accesibles.

Algunos de los temas son bastante evidentes, como las que requieren la concesión de patentes más eficaz con términos más largos, o los monopolios en los datos de prueba. Otros son más técnicos o sutiles.

Las patentes sobre métodos quirúrgicos

Un ejemplo interesante de cómo Estados Unidos trata de cambiar las normas nacionales y mundiales son las disposiciones del TPP sobre las patentes de los métodos quirúrgicos.

Según la propuesta, los métodos quirúrgicos -ya sea realizados con máquinas o con las manos- estarían contempladas acá.

¿Por qué Estados Unidos está poniendo tanto esfuerzo, no en reducir, sino en eliminar la flexibilidad en temas de patentes sobre métodos de diagnóstico, terapéuticos y quirúrgicos para el tratamiento de seres humanos o animales? La respuesta es sencilla: Para beneficiar a las compañías farmacéuticas.

Derechos de autor

Actualmente, todos los países miembros del TPP ya son miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y tienen obligaciones en materia de derecho de autor, incluida la obligación de aplicar los artículos 1 a 21 del Convenio de Berna.

Pero, Estados Unidos y Australia han propuesto que todos los países miembros del TPP ” ratifiquen o se adhieran” a dos tratados de 1996 (Tratado de la OMPI y al de la OMPI sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas) , así como el Convenio de Bruselas de 1974 sobre la distribución del Programa Señales Satelitales.

A pesar de esto, el TPP ofrece sus propios lineamientos, por ejemplo, que los derechos de autor puedan extender los plazos del copyright más allá de la vida más 50 años que se encuentra estipulado en el Convenio de Berna, crear nuevos derechos exclusivos, y dar instrucciones muy específicas en cuanto a cómo deben ser gestionadas las cosas con copyright en el entorno digital.

En este apartado existen diferencias significativas en las posiciones de las partes sobre la duración de la protección. Algunos países se oponen a cualquier ampliación del plazo que se encuentra en el Convenio de Berna.

La sección de derechos de autor también incluye un extenso texto sobre medidas técnicas de protección, y, en particular, la creación de una acción independiente para dotar de derechos de autor incluso a los casos en que no hay derechos de autor, por ejemplo, en materiales de dominio público.

Con suerte, la filtración del texto arroja luz sobre la dirección de la TPP y los países que han tomado posición de perjudicar los intereses del público en general.

Si quieres leer el archivo completo, puedes verlo acá.

¡Déjanos un comentario!

avatar
wpDiscuz

Send this to a friend