Las famosas “luces de ovnis”, fenómeno también conocido como “luces de tierra ” o “luces de terremoto”, en muchas ocasiones aparecen antes o durante los terremotos.

Además, son capaces de tomar numerosas formas, incluyendo las esferas, o nubes que flotan en el aire.

Publicidad

El nombre de “luces de ovnis” le fue dado a este fenómeno dado que muchas personas han llegado a confundir dichas masas de aire luminosas globulares con ovnis, de acuerdo con un estudio publicado por la agencia de noticias Xinhua.

Por ejemplo, segundos antes del terremoto ocurrido en L’ Aquila, Italia, en 2009, varios peatones vieron luces de 10cm de alto sobre la avenida Francesco Crispi, ubicada en el centro histórico de la ciudad.

De igual manera, en 1988 un globo púrpura – rosado brillante de luz se movió a través del cielo a lo largo del río San Lorenzo, cerca de la ciudad de Quebec , Canadá, exactamente 11 días antes de que ocurriera un fuerte terremoto.

“Las “luces de ovni” como un fenómeno pre – terremoto, en combinación con otros tipos de parámetros que varían con anterioridad a la actividad sísmica , podrían algún día ayudar a predecir la llegada de un gran terremoto “, dijo Robert Thiriault , geólogo del Ministerio de Recursos Naturales de Quebec , en Canadá.

¿Cómo se forman las luces de ovni?

Los científicos aseguran que las “luces de terremoto” tienen más probabilidades de ocurrir cerca de una grieta, o de una depresión alargada en la corteza terrestre delimitada -a ambos lados- por fallas normales.

Los expertos aseguran que estas luces son portadoras de carga electrónicas activadas por estrés y que, al llegar a la superficie, se ionizan las moléculas del aire y es por ello que generan la luz observada.

El proceso se inicia en la corteza profunda, donde las rocas son sometidas a altos niveles de estrés, con anterioridad a la tensión de ser liberada para producir un terremoto.

En ciertos tipos de roca, este estrés puede romper pares de átomos de oxígeno con carga negativa que están unidos entre sí en enlaces peróxido.

“Cuando esto ocurre, cada uno de los iones de oxígeno son liberados y estos pueden fluir a través de grietas en la roca, hacia la superficie. En ese punto, se piensa que grupos de alta densidad de estos átomos cargados ionizan bolsillos de aire, formando un gas cargado (un plasma) que emite luz”, explica el estudio.

El modelo presentando describe que las luces son generadas por el estrés acumulado por un prolongado período de tiempo en las placas tectónicas en lugar del movimiento real de la actividad sísmica.

Esto podría explicar por qué las luces a menudo se producen minutos, horas o incluso días antes de un terremoto

De hecho, mirando hacia atrás, en 65 de las luces de los terremotos registrados que han sido documentadas en por estadounidenses y europeos que datan de la década de 1600, 85% de ellas apareció en el cielo o cerca de grietas, según afirman los investigadores.

Escrito por: 

Send this to a friend