Un estudio desarrollado por la Universidad de Loughborough, en el Reino Unido, indicó que conducir con poca cantidad de agua en el cuerpo, puede ser tan peligroso como hacerlo con niveles de alcohol más altos de los permitidos. De hecho esta situación podría presentarse como un nuevo peligro en las calles y carreteras, que jamás ha sido controlado.

¿Cuáles fueron los datos entregados por el estudio? Los conductores ligeramente deshidratados que sólo consumieron 25 mililitros de agua por hora, cometieron tantos errores detrás del volante como lo hace alguien bajo la influencia del alcohol. Este dato hay que compararlo con los 200 mililitros de agua por hora que son los recomendados para nuestro organismo. De hecho, siendo más específicos, los voluntarios al experimento que estaban deshidratados, cometieron más del doble de los errores en comparación de quienes estaban bien hidratados.

Publicidad
Voluntarios deshidratados probaron la teoría de los investigadores de la Universidad.
Voluntarios deshidratados probaron la teoría de los investigadores de la Universidad.

Desde la Universidad de Loughborough recomiendan que los conductores deben asegurarse de estar correctamente hidratados y estos resultados demuestran un peligro no reconocido aún por las direcciones de tránsito de cada país.

Finalmente los investigadores dieron alerta que los niveles de errores en los conductores que beben poca agua, presentan una magnitud similar a los que estaban con alcohol en la sangre.

¡No soy un robot!

¡Déjanos un comentario!

avatar
wpDiscuz

Send this to a friend