Recientemente la empresa de seguridad informática Kaspersky, junto a B2B International, presentaron una investigación que informa sobre el especial interés de los cibercriminales respecto a los jóvenes que utilizan celular. ¿Por qué? Ya que son más propensos a perder sus teléfonos. Todo esto durante el último año (2015/2016).

En el último año, más de uno de cada cuatro usuarios jóvenes de Internet ha perdido sus dispositivos (17%) o les han sido robados (13%), con un tercio que ha perdido el acceso a sus cuentas en línea, o ha sufrido la pérdida de la privacidad de sus datos como resultado. Los usuarios jóvenes pierden dispositivos con mayor frecuencia que otros adultos.

Publicidad

Mientras que uno de cada siete usuarios (14%) en general ha experimentado la pérdida o robo de un celular, esta cifra se eleva al 26% entre los usuarios menores de 24 años. De los afectados entre las edades de 16 a 24 años, el 83% dice que sufrió posteriormente consecuencias negativas, una cifra ligeramente superior al promedio global del 77%.

Los jóvenes pierden su celular con mayor frecuencia que otros adultos.
Los jóvenes pierden su celular con mayor frecuencia que otros adultos.

Un tercio (32%) de los que se encuentran entre las edades de 16 a 24 años ha tenido sus cuentas en línea pirateadas como resultado (comparado con el 27% en promedio). Uno de cada cuatro ha sufrido la pérdida permanente de preciadas imágenes personales y vídeos (25%), junto con la filtración de información personal y confidencial (24%).

En general, una quinta parte de los usuarios fueron regañados en el trabajo después de haber perdido su dispositivo o de que este les fuera robado, ya que el dispositivo en cuestión contenía datos del negocio (22%). Además, una quinta parte se dio cuenta de que los detalles financieros almacenados en el dispositivo habían sido mal utilizados (21%).

¿Y si me roban el celular?

Al quedar afectados por la pérdida o robo, y para protegerse, sólo cuatro de cada diez bloqueó el dispositivo a través de su proveedor de telefonía móvil o informó el incidente a la policía, y sólo el 29% limpió el dispositivo de forma remota o trató de localizarlo usando el software de ‘encontrar mi dispositivo’ (15%).

Sin embargo, los cibercriminales saben que es fácil que nuestros dispositivos, cuando se pierden o son robados se conviertan en ‘amienemigos’ digitales. La pérdida o robo del celular no es sólo un inconveniente, sino una violación de la propia identidad y privacidad del usuario. Por tanto, es imperativo que este dispositivo sea, al menos, protegido con contraseña, que todos los datos delicados se cifren, y que las aplicaciones móviles de seguridad estén al día.

Escrito por: 

Send this to a friend