Tus misas con Wi-Fi

Si pasara eso por acá, creo que volvería a creer en una religión.