Un pequeño sensor podría evitar que comas o fumes de más

La precisión es de casi el 94%, y sus algoritmos de aprendizaje pueden diferenciar entre comer, hablar, toser, fumar, beber y respirar.