La contaminación redujo la frecuencia de tormentas tropicales del siglo 20

La contaminación puede haber producido un impacto positivo no deseado: la reducción de la frecuencia de tormentas tropicales en el Atlántico, como los huracanes.