Las poblaciones humanas no solo se diferencian por su ADN sino también por su epigenoma

Este hallazgo contribuye a a explicar la tendencia a desarrollar una enfermedad entre personas de diferente origen geográfico