El cerebro humano no es capaz de distinguir una sonrisa falsa

No podemos distinguir una sonrisa falsa porque deducimos el estado de ánimo de los demás a partir de sus expresiones faciales.